Especialidad: Medicina felina

Medicina felina

Casos clínicos resueltos por el equipo de expertos de Vetoclock


Líderes en telediagnóstico
veterinario

Medicina Felina. Paciente: Gato

Imagen del paciente

Historial


Paciente adulto que presenta una cojera súbita de la EPD, aparentemente no relacionada con ningún evento traumático, con inflamación del tríceps braquial, perdida de sensibilidad, dolor e incapacidad motora total (apariencia de rotura de fibras musculares o picotazo de algún insecto venenoso aunque es poco probable ya que no sale al exterior). Al día siguiente se revisa y presenta la extremidad fría, sin sensibilidad ni aparente propiocepción, se remite para ecografía a Pablo Gómez. Mientras se trata con metadona y meloxicam y cobertura antibiótica con marbofloxacino.

Análisis de las extremidades

Ecografía: El corazón está perfecto. La perfusión está restablecida, hay buen pulso arterial y venoso. Los vasos principales están bien y no hay signos de neovascularización colateral.

Ecografía

Evolución


La zona afectada comienza a ulcerarse y se forma un gran edema subcutáneo, la extremidad está inflamada, muy caliente, dolorida... el área que se está necrosando es algo más amplia: llega hasta el quinto dedo y se extiende por toda la cara ventro-medial del antebrazo, se exteriorizan el cúbito y radio, hay gran cantidad de pus y pérdida de tejido seguramente asociado a la posible reducción de la vascularización. En el hemograma la serie roja aparece alterada pero no se aprecia mayor coagulabilidad y lleva cobertura antibiótica desde el primer día, pero se suman Convenia y a posteriori clindamicina. Extremidad sin apenas recuperar algo de sensibilidad pero está completamente afuncional.

Hemograma

Repite la crisis en la extremidad posterior derecha, parece que no puede caminar pero creemos que es por la doble lesión, comenzando a repetir el mismo proceso que en la extremidad delantera.

Se inyecta corticoide (dexamentasona a dosis antiinflamatoria) y se instaura tratamiento analgésico con buprenorfina y clepridogrel o cada 24h.

Chemistry

Respueta Vetoclock


Tras estudiar el caso deducimos que:

- Se trata de eventos tromboembólicos ya que primero se inflama (justo al quedarse sin nutrición) y luego se le pone fría, cianótica, pierde la funcionalidad y se necrosa.

- Son microtrombos ya que los principales vasos sanguíneos no pierden la permeabilidad.

- Las causas de tromboembolismo en gatos son (según Virginia Luis- Fuentes):
"La mayoría de los gatos que presentan un tromboembolismo arterial tienen una enfermedad cardíaca subyacente. Los machos están sobre representados, pero esto probablemente refleja la predisposición masculina a la enfermedad del miocardio. La cardiomiopatía hipertrófica es la condición subyacente más común asociada con el tromboembolismo arterial (que es el tipo más común de enfermedad miocárdica), pero los gatos con cualquier forma de cardiomiopatía (que no sea la arritmogénica ventricular derecha) pueden presentarse con tromboembolismo arterial. El riesgo de tromboembolismo arterial parece ser mayor con formas más severas de cardiomiopatía, independientemente del tipo específico de enfermedad del miocardio. Los gatos con enfermedad miocárdica secundaria también están en riesgo, lo que incluye gatos eutiroideos con hipertiroidismo tratado. Algunos defectos cardíacos congénitos, como la estenosis mitral supravalvular, se han asociado con tromboembolisto arterial, pero esta es una causa poco común. También existe el riesgo de tromboembolismo sistémico con embolias sépticas en la endocarditis infecciosa, pero esto también es raro. La causa no cardíaca más común de ATE en los gatos es la neoplasia pulmonar, aunque esto es causado por embolias tumorales en lugar de un verdadero trombo. En raras ocasiones, no se ha encontrado ninguna condición subyacente."

Por lo tanto, la ecocardio realizada descarta todos los problemas cardiacos completamente establecidos, pero dos estudios recientes sugieren que algunos gatos con cardiomiopatías subclínicas están hipercoagulables, basándose en aumentos de TAT (completo trombina- antitrombina) o Dímero D. No se sabe si esto se debe a un daño endotelial con la consiguiente exposición del factor de VonWillebrand.


Por tanto, para empezar a investigar más a fondo este caso habría que descartar neoplasias (especialmente pulmonares) e hipertiroidismo. En el caso de que se descartaran estas dos situaciones estaríamos ante un posible caso de tromboembolismo idiopático.

Los gatos hipercoagulables han de cumplir dos o más de los siguientes criterios (en pruebas de coagulación):

  • Hiperfibrinogenemia
  • Aumento de la actividad del factor VIII
  • Deficiencia en Antitrombina
  • Irregularidades en la formación del trombo: aumento del TAT o en la concentración de Dímero D.